• Rubén H. Ernand

SÉ LO QUE HICISTEIS LA ÚLTIMA PRIMAVERA

Actualizado: ene 10




Detrás de este título tan de película de terror, pretendo ofreceros un resumen de lo sucedido en La primavera ausente para los que vayáis a leer la segunda parte en breve. No será exhaustivo, pero os valdrá para hacer memoria. Eso sí, como podéis imaginar, ¡no sigáis leyendo si no habéis acabado La primavera ausente porque vais a comeros un montón de spoilers!



Érase una vez...


Kirius, un muchacho que vive en la ciudad de Rynad del reino de Merethia con su abuelo, es un superviviente de la terrible Plaga que asoló las tierras de Balaeron años atrás. Desde su recuperación, puede escuchar una voz imaginaria, que el llama el Ausente, y sentir ciertas cosas, que lo han convertido en un joven asustadizo, extraño y que duda de su propia cordura. Tras la partida de su amigo Arvand y la muerte del hombre al que consideraba su abuelo, llega un extraño, llamado Terion, que asegura que le hizo una promesa a sus padres que lo obliga a cuidar de él. Tras un incidente con un guardia, Kirius abandona su vida conocida y a sus hermanastros, Doiran y Leram, y se va a vivir con Terion a una apartada granja al norte del reino de Merethia.


Tras pasar más de un año con Terion, un hombre frío y reservado con el que no acaba de sentirse a gusto, Kirius viaja a la ciudad de Corak tras la petición de su antiguo amigo Arvand, que estudia en la isla de los riadeim de Varean. Durante el viaje le ocurren una serie de sucesos extraños relacionados con el Ausente y se encuentra con Innae, una misteriosa joven tarkesia perdida en el territorio de sus enemigos, los balaerianos, por motivos que no están del todo claros. Tras encontrarse con Arvand, Kirius es atacado por un saradio, perteneciente también al pueblo tarkesio. La intervención de Vaelmir, un peculiar conde de Norvador, le permite escapar.


Más tarde comprenderá que Terion y Vaelmir son viejos amigos y que ambos están inmersos en una confabulación para detener una inminente guerra entre Isgarad y Moradhair, las dos mayores potencias entre las naciones de Balaeron. Terion resulta ser en realidad Therius Vain Landaver, príncipe exiliado de Isgarad. En sus largos años ocultándose en Tarkesia, fue testigo de una unión entre los pueblos sureños para atacar a Balaeron. Una unión que oculta motivaciones oscuras. Los tres viajarán hasta la corte del rey Gilvar de Merethia para advertirlo. Allí, Kirius recibirá una profecía de labios de la propia reina que lo marcará profundamente.


Targun, el nigromante saradio, volverá a encontrar a Kirius tendiéndole una emboscada en la que morirá el propio príncipe heredero de Merethia. El muchacho logrará escapar a duras penas, tras herir al nigromante, y se dirigirá hacia Ishmer. Allí, se les unirá Dyan, un sacerdote con un pasado singular y motivaciones inciertas. Tras un ominoso temblor de tierra y la visita de un terrorífico ser con la apariencia de un cuervo ciego que sólo Kirius puede ver, escaparán hacia Norvador y después, acosados por un ejército de proscritos que inunda la zona, se verán obligados a atravesar las temibles montañas Haldgeirr. Kirius, atormentado por el siniestro Ausente y muy enfermo, se adentrará en las montañas sintiendo que no saldrá de allí con vida.


Mientras tanto, Innae sigue con su peregrinaje por Balaeron, buscando una cura para su padre. En Rynad, escapa por los pelos de Targun y de un hombre llamado Keilan. Debe salir huyendo cuando la ciudad comienza a arder en un voraz incendio que provoca centenares de víctimas. El destino vuelve a llevarla cerca de Targun, tras el ataque de este a Kirius en la Garganta del Cuervo. Allí, a través de un objeto místico que ella llama la Estrella Plateada, es capaz de pedir la ayuda de su padre para que cure a Nathian, salvándole la vida. Acaba por entrar al inmenso, y terrible para muchos, bosque de Athael. Sus pasos la llevan hasta dos mujeres, Ceala y Shildan, que la convencen para que viaje hasta la Ciudad Invisible de Liath´ain, antiguo feudo de los eliir, una mítica raza ya desaparecida. Allí, el espíritu de Innae es arrancado de su cuerpo sin vida por una fuerza misteriosa e invisible.


Arvand, el amigo de Kirius, tiene sus propios problemas. Durante la ceremonia en la que va a convertirse en riadeim, se encuentra con un viejo amigo muerto que lo guía para que escuche a una entidad encerrada en un plano de conciencia superior, en la torre de los magos. Aquel ser dice ser Lod, un legendario eliir atrapado junto a un espíritu que clama venganza contra la humanidad y dice ser Ethalael, uno de los tres dioses. Arvand escapa después de recibir una advertencia de Lod acerca de algo que él llama el Trastorno y de que debe encontrarse con Kirius, el único que lo puede detener.


Kirius acaba perdiéndose en la grandiosa montaña conocida como el Gigante de Escarcha. Malherido, es guiado por el Ausente hasta el interior de la caverna de Myrkhonos, un dragón asesinado por su propio abuelo, sesenta años atrás. Un enorme poder encerrado en los huesos del dragón sana a Kirius tras comprender que el Ausente era, en realidad, la suma de dos entes oscuros ligados a él: Is´merid y el espectro de un hombre muerto largo tiempo atrás. Is´merid, el ser que había provocado la sangrienta Plaga, es destruida y Kirius por fin puede hablar, y ver, al Ausente con claridad. Tras un combate contra Keilan, un secuaz de Targun y Tarkesia, Kirius resulta herido por el veneno de ashal dorado, mortal, atroz y sin cura alguna.


Mientras lucha por sobrevivir con ayuda del Ausente, Kirius recuerda y comprende su propia historia. Así sabrá lo que ocurrió con sus padres, quién era "su abuelo" y la verdadera identidad del Ausente. No es otro que Ethan Jariol, último magister de los riadeim y el hombre que detuvo las Siete Ruinas que iban a devastar al mundo junto a Kiran Brinnair. Cuando Kirius llega hasta Isgarad, junto a Terion y Vaelmir, completará la última pieza del puzzle. Él es un Brinnair, descendiente del legendario Kiran, y de alguna manera, el Ausente está vinculado a los de su sangre. Todos ellos fueron asesinados por Malken, un caballero renegado de Isgarad enamorado de su madre, y ahora él es el último con vida. Al final, Vaelmir es apresado, acusado de haber conspirado contra Isgarad. Por desgracia, Kirius también es informado de que sus padres murieron, en gran medida, por culpa de Terion, que ocultaba un pasado como príncipe de Isgarad lleno de sombras.


Kirius se dispone a afrontar su nueva vida solo, excepto por la intangible presencia del Ausente.



13 vistas
© 2019 - El Trastorno de Elaranne por Rubén H. Ernand