revelaciones de un cuervo

Reflexiones, locuras y fantasías de un escritor. Pensamiento, memoria y quizás también algo de sabiduría.

  • Rubén H. Ernand

el misterio de la cripta embrujada


 

SINOPSIS


El comisario Flores es un inspector de la Brigada de Investigación Criminal. Ante el caso de la desaparición de una niña de un colegio internado de madres lazaristas, el inspector decide buscar ayuda en un antiguo criminal depravado que está interno en un manicomio. Así llegan a un trato entre el interno y el comisario: si ayuda a resolver el caso, se ganará la libertad.


Tras liberar al interno del manicomio, éste volverá a Barcelona tras 5 años de internamiento. Aunque ha recuperado el control de sí mismo, sigue teniendo su viejo instinto que le permite inventarse identidades, suplantar a otros o abrir puertas sin llaves. Volverá a ver a su hermana y se involucrará en una historia en la que un adinerado industrial catalán quiere esconder el cuerpo de un muerto. Intentando tapar esta muerte se producirán delitos varios (muertes, drogas...), que el exinterno conseguirá resolver con la ayuda de una exalumna del colegio, Mercedes.

 

¡Bienhallado, trastornados! Hacía mucho, pero mucho, que no me dignaba a compartir con vosotros mi opinión sobre algún libro. El trabajo, el tiempo, la salud, las ganas… ya sabéis cómo va esto. Pero dejemos atrás el pasado y entremos en materia. Cuatro meses atrás estaba en un bajo momento anímico y decidí leer algo de comedia. Es más, comprendí que me apetecía leer uno de esos libros que leí en mi adolescencia y que consiguieron sacarme carcajadas como pocos. Y ni corto ni perezoso me hice con él y volví a leerlo, y a descojonarme como entonces. Hoy os traído El misterio de la cripta embrujada, de Eduardo Mendoza.


¿Qué nos cuenta El Misterio de la cripta embrujada? Pues va de que un detective empleado por la policía debe esclarecer el caso de una desaparición de una niña de un colegio católico en la Barcelona de la Transición, pocos años después de la muerte del dictador Franco. Por supuesto, no todo es tan simple ni tópico. El detective en realidad no es tal, sino que es un interno de un psiquiátrico y antiguo delincuente. Además, se ve ninguneado y forzado a aceptar “el caso” y muy pronto comenzarán a ocurrirle toda una serie de rocambolescas situaciones de las que cada vez le resultará más difícil salir bien parado.


No sabría decir qué tiene este libro para hacerme soltar carcajadas con algunas de sus escenas. Quizá sea la pluma de Eduardo Mendoza, verdadero maestro de nuestras letras, que desprende esa visión ácida de nuestra sociedad. Quizá sea la elección de sus personajes, la mayoría parias, personajes risibles, habitantes marginales de la sociedad. O la sucesión de escenas, nombres y diálogos que destilan ese humor, limítrofe con el surrealismo, tan catalán. El caso es que guardaba gratos recuerdos de este libro, incluso con dos o tres escenas memorables que me sacaban una sonrisa cada vez que las recordaba y he disfrutado mucho con la relectura.


Si queréis una lectura amena, ligera y divertida, y si además conocéis a Eduardo Mendoza, os recomiendo que leáis El misterio de la cripta embrujada. Con suerte, os sacará unas cuantas sonrisas.


¿Cuál es el libro que más os ha hecho reír?


¡Que Los Tres iluminen vuestro camino!