REVELACIONES DE UN CUERVO

Reflexiones, locuras y fantasías de un escritor. Pensamiento, memoria y quizás también algo de sabiduría.

  • Rubén H. Ernand

EL ARCANO Y EL JILGUERO

SINOPSIS

Mezen el Ariete es un Arcano del Tormento, un demonio inmortal que disfruta desollando a sus víctimas. Su oficio, torturador al servicio del Imperio, lo ha llevado a cometer crímenes aberrantes contra personas indefensas, y la única ayuda con la que cuenta para sobrellevar la culpa es el convencimiento profundo de que lo hace por un bien mayor. Pasa los días viajando de un frente a otro, rindiendo ciudades asediadas y sofocando rebeliones para el Emperador Thien Seedveen, un tirano megalómano del que ha jurado vengarse en cuanto no haya más tierras por conquistar. Sin embargo, el precario equilibrio de la danza que debe bailar para perseguir sus propios fines mientras finge lealtad al Imperio se ve alterado cuando conoce a Nara, una huérfana de guerra que no lo trata como al monstruo que él mismo cree ser.


Comparto con vosotros una reseña de algunas de mis últimas lecturas. Hoy os hablaré de El Arcano y el Jilguero, un libro de Ferran Valera.

A la hora de valorar este libro, me encuentro ante una disyuntiva considerable: ponerle 5 estrellas, proclamar que rezuma calidad y buen hacer por los cuatro costados, alabar lo que ha hecho Varela y, a la vez, admitir que me ha dejado una sensación agridulce provocada por una cierta decepción.


Me explico.


Creo que se ha abusado innecesariamente del hype con este libro. Leí cosas tremendas sobre él, cosas que hicieron que irremediablemente quisiera leerlo y que distorsionaron mis expectativas. Probablemente hubiese disfrutado más de la historia sin esas innecesarias expectativas. Porque sí, todo lo que dicen de Varela es cierto: su prosa es excelente, tan buena como la de Aranzazu Serrano (y eso lo coloca, en mi opinión, en el top del género de este país), con tintes líricos, teatrales y con palabras elegidas a conciencia. Su worldbuilding está tan trabajado como decían y desprende ese mismo lirismo, ese aire de tragedia teatral, que permea toda su obra. Sin duda, Hann es un mundo espectacular y quizá sea el mayor protagonista de su obra.


Los personajes son otro de los puntos fuertes de la obra. Pero no es menos cierto que hay un doble filo ahí. Mezen es un gran personaje, no cabe duda. Soporta casi todo el peso de la obra sobre sus hombros y lo hace con soltura por el carisma y la intensidad que posee. Pero no es menos cierto que hay puntos ciegos en sus motivaciones y en lo poco realista de las mismas para un hombre que se presume, culto e inteligente. Nara es un gran contrapunto, pero no acabé de creérmela del todo. Quizá ese fue el problema, que me chirrió la relación entre ambos y eso lo condicionó todo. Y antes de acabar con los personajes, quiero hacer una mención especial a la escena del galope de Mezen y Susurro. Por esa escena bien valía la pena leerse el libro.


Por lo demás, el otro gran problema que le encontré al libro fue una cierta falta de ambición en cuanto a la trama y la no inclusión de subtramas. Menos es más, pero no siempre. El final se siente algo apresurado después de detenerse anteriormente en otras escenas, a priori, menos importantes. El final queda totalmente abierto, y no se sabe si habrá una segunda novela, lo cual contribuye a esa sensación de apresuramiento y falta de concreción.


Y aun así, me ha encantado este El arcano y el jilguero. Creo que es un libro con una calidad excepcional, diferente a lo que solemos encontrar en el género, nacional o no, con mucha fuerza y buen hacer entre sus páginas. No es perfecto, nada lo es, pero sí es una obra muy destacable por sí sola.


Y vosotros, ¿lo habéis leído? ¿Qué os pareció?

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
© 2020 - El Trastorno de Elaranne por Rubén H. Ernand- © Creación web Rebeca Egea