REVELACIONES DE UN CUERVO

Reflexiones, locuras y fantasías de un escritor. Pensamiento, memoria y quizás también algo de sabiduría.

  • Rubén H. Ernand

MICRORRELATO: PLÉYADE

Actualizado: hace 7 días


Los humanos creyeron ser una plaga y golpearon primero. Sus destructores y acorazados destruían con facilidad nuestros mundos-nido y ganaban territorio, estrella a estrella, parsec a parsec. Incontables de los nuestros caían bajo sus armas de antimateria y nuestros fluidos sinápticos regaron el vacío del espacio. Y entonces creyeron que podrían vencernos y movilizaron a todas sus flotas en un movimiento envolvente que les dirigía hacia nuestro mundo natal.


Tal y como estaba previsto.


Porque nosotros somos legión y uno. Somos incontables, pero formamos parte de un mismo ser, una sola conciencia. Y nos extendemos por la vastedad del cosmos asimilando a razas inferiores, como la humanidad, tanto en su forma orgánica como en su psique. Ellos se convertirán en los insectos que desprecian en su vanidad. Nuestro planeta natal y la singularidad abierta en su núcleo acabará por transformarlos, y después, con su flota desactivada, nuestras Reinas la replicarán en todos y cada uno de sus planetas hasta llegar a la mismísima Tierra.


Los humanos sólo son un leve destello, un suspiro, una minúscula fracción de tiempo. Se unirán a nosotros, como tantos otros anteriormente y como incontables más en el futuro. Porque nosotros nacimos cuando el universo era joven y nos extenderemos, como una ola de rayos gamma, hasta alcanzar su mismo fin.


¡Que los Tres iluminen vuestro camino!

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CEADHROICH

© 2020 - El Trastorno de Elaranne por Rubén H. Ernand- © Creación web Rebeca Egea